/ 28-septiembre-16

[ENTREVISTA] Silversun Pickups: Decodificación sónica

silversunpickups2012-credit-autumn-dewilde_lrg

Una de las bandas más queridas y creativas del rock alternativo vuelve este mes con un nuevo disco llamado “Better Nature”. Su líder, Brian Aubert, nos abrió la puerta al misterioso mundo donde residen los Silversun Pickups. Esta es la historia.

Por Hernán Carrasco C.

 “Mi cuñado nació en Argentina y cada vez que jugamos FIFA, yo elijo a Chile para hacerlo enfadar”, me dice riendo Brian Aubert, vocalista de Silversun Pickups, mientras disfruta del verano en su casa de Los Angeles, California. Le pregunto si es que sabe que Chile ganó por primera vez en su historia la Copa América y precisamente a Argentina. “¿Estás bromeando? ¡Por supuesto que lo sé! De hecho estaba con mi cuñado viendo el partido. Cuando llegaron a los lanzamientos penales, él no podía más de los nervios. Hubieras visto la cara que puso cuando Alexis Sánchez hizo el gol de penal. ¡Se quería morir!. Creo que aún anda con la cabeza entre sus manos. Eso de seguro lo va a atormentar en sus sueños”, cuenta entre muchas risas. A veces vas con un libreto armado para hacer una entrevista y el entrevistado desarma todo lo planificado. Esta fue una de esas veces. Aubert es un tipo muy locuaz y que se apoya mucho en su cuerpo para expresar sus frases. Se detiene y explica en profundidad. Vuelve atrás y retoma. Con un nuevo disco ya terminado, han sido días felices para él y se nota en esta conversación.

EL COMIENZO IMPERFECTO

Fue en 2002 cuando la banda, A Couple Of Couples reemplazó a dos de sus integrantes por Christopher Guanlao en batería y Joe Lester en teclado, pasando a llamarse Silversun Pickups. Esos dos miembros que ya no formaban parte de la banda, eran las ex-parejas de Aubert y de la bajista Nikki Monninger. Con nueva formación se juntaron a ensayar y encontraron un sonido particular que hasta el día de hoy los hace reconocibles. “Cuando empezamos en Silverlake (California) existían muchos locales donde tocar y además en ese lugar vivían muchos artistas, por lo que había una cultura de bares con música en vivo. Esos grupos no necesitaban llevar público, porque las personas que los iban a ver, eran los mismos músicos de ese sector. Entonces empezamos a tocar casi todas las noches, sólo por el hecho de tocar. Pasaron años antes que tuviéramos la necesidad de grabar algo en un estudio. Para nosotros, era como una entrenamiento constante para ser una banda decente”, explica Aubert sobre los inicios de Silversun Pickups.

Sin siquiera un EP, ni menos sitio web o mercadería sobre ellos, el grupo empezó a ganar una reputación de anti–establishment e incluso algunos los catalogaban como unos forajidos modernos del circuito californiano. “¡La verdad es que pensábamos que nadie querría un disco nuestro!”, dice riendo y agrega que “nos ganamos una fama en Los Angeles de ser una banda muy anti-comercial. Súper anti-comercial. La gente decía: no tienen mercadería, no tienen abogado, no tienen discos. No tienen nada. ¡Todo les importa una mierda! (risas). Y no es que no nos importara, sino que siendo honestos, nunca pensamos que alguien querría tener algo de nosotros”.

¿Cuál fue el impulso final para que se decidieran a grabar algo?

En uno de nuestros conciertos, alguien empezó a pasar CDs de nuestra banda, que básicamente era una grabación en vivo, ¡y sonaba horrible! Ahí nos dimos cuenta que si alguien estaba dispuesto a escuchar una grabación tan mala como esa, lo mínimo que podíamos hacer era darles algo con un sonido más decente (risas).

Ese paso –de ser una banda que se juntaba para tocar en pequeños clubes a una que entraba a grabar canciones– no fue fácil para el grupo. Había una parte de ese nuevo proceso que les resultaba incómodo. “Cuando tocas tanto tiempo en vivo, el estudio aparece como algo extraño. Era difícil acostumbrarse a eso. Era difícil encontrar ese sonido que nos gustaba, ahí. Tratamos en el comienzo de grabar en estudios de amigos, pero no sentíamos eso que estábamos buscando. Parecía imposible replicar el sonido que teníamos en vivo a una cinta magnética. Nos tomó mucho tiempo en descubrir como transmitir lo que hacíamos en los shows a una grabación”, recuerda.

El estilo musical de Silversun Pickups ha sido asociado a bandas como My Bloody Valentine, The Jesus & Mary Chain, Sonic Youth y The Smashing Pumpkins, pero cuando comenzaron a hacer música no había una referencia o camino sónico determinado a seguir. “Cuando nos juntamos por primera vez con nuestra formación definitiva (Aubert en voz, Monninger en bajo, Gunlao en batería y Lester en teclados) hicimos un jam, yo empecé a cantar y fue como ¡wow! Algo hizo clic en ese momento. Nunca nos planteamos seguir un estilo en particular, sólo se dio. Empezamos a desarrollar ese sonido y tenemos una actitud donde sabemos cuál es nuestro núcleo sonoro y es algo como inamovible. Está como anclado al suelo. Eso nos da la seguridad y libertad de poder movernos lo más lejos posible de ese centro, pero siempre tenemos un núcleo donde está nuestra identidad sonora. Independiente de cómo sea la canción que hacemos, nuestro ADN está siempre ahí, en el medio”, dice Aubert, para luego agregar riendo “Es como la película ‘Pesadilla’. No podemos escapar de eso”.

“Al comienzo éramos muy tímidos y nos daba miedo sonar fuerte, a pesar de que siempre estábamos haciendo mucho ruido. Yo apenas articulaba bien las palabras en el micrófono. De a poco fuimos tomando confianza para sonar lo fuerte que queríamos. Varias personas del circuito me decían que mi voz sonaba como una combinación entre Frank Black y Kim Deal (miembros fundadores de Pixies) y me daba mucha risa, pero lo encontraba genial”, recuerda.

ladygunn-silversun-pickups-credito-autumn-de-wilde

 MI PRIMERA CANCIÓN EN LA RADIO

Para la mayoría de los músicos, la primera vez que se escuchan en la radio es un momento muy especial. Para Silversun Pickups ciertamente lo fue, pero Aubert recuerda otra situación que lo hace aún más especial. “Cuando empezamos a sonar en la radio, mi cosa favorita del mundo era que la gente pensaba que yo era una mujer. Adoraba eso. Me gusta mucho Prince y como suena su voz. Esa ambigüedad siempre me llamó la atención. Cuando la gente iba a nuestros shows después de escucharnos en la radio, Nikki salía al escenario y todo el mundo decía ¡ah!, ahí está ella’ y luego salía yo con mi barba y pelo desastroso, me ponía a cantar y veía a la gente de las primeras filas decir ¡que mierda está pasando!”, rememora entre risas y concluye que “esa era una fabulosa y divertida época para nosotros. Tú no puedes planear algo así”.

Parte de ese misterio que rodea al grupo ha sido alimentado por sus propios integrantes y obedece a una filosofía donde lo más importante siempre es la música y no cosas específicas. “Nunca hemos querido que las personas sepan exactamente lo que está pasando. Hay veces, durante las canciones, que Nikki y yo cantamos juntos y no puedes diferenciar quién es quién porque tenemos tonos vocales muy parecidos y eso creo que es genial. Nos gusta –la mayoría de las veces– que todos los instrumentos estén al mismo nivel, sin que ninguno destaque más que otro. Y eso sumado a lo andrógeno de mi voz, creo que le da una pizca más a este puzzle de banda que somos”, reflexiona el músico.

Cuando hablamos sobre sus influencias musicales, dice que el grupo en sus comienzos trataba de evitar lo más posible sonar como a otras bandas, al punto que estaban haciendo música de “evitación”. Y se dieron cuenta que no podían seguir así. “Somos tan fanáticos de la música que había veces que comenzábamos una canción y decíamos: esto suena mucho como a Red Blondhead. Esto se parece a esta canción. Tuvimos que aprender a apagar todas esas sensaciones porque no podíamos seguir componiendo de esa manera. Nunca quisimos parecernos a alguna banda en particular, ese no era el camino. Aunque obviamente todo lo que alguna vez escuchamos, se deja ver de alguna forma en nuestra música. Desde My Bloody Valentine a The Smashing Pumpkins, habían muchos grupos que nos gustaban y que seguramente estaban en nuestro subconsciente cuando componíamos. No puedes hacer riffs de guitarra altos y distorsionados sin hacer referencia a My Bloody Valentine. Ellos son los maestros de eso”, reflexiona Aubert, para luego agregar que piensan la música de una manera más cinematográfica. “Siempre pensamos que cada uno de nuestros discos es un banda sonora para una película que no existe. Cuando hablamos entre nosotros de cómo van ordenadas las canciones en un disco, siempre nos referimos a ellas en términos visuales más que musicales. Hablamos de luces. De humo. De que en esta parte de la canción se siente como un momento donde algo pasa. Al final el orden de cada álbum nuestro es casi un diálogo de una película”, explica.

Los miembros de Silversun Pickups son fanáticos, tanto de las series como de la películas, y Aubert es el más entusiasta de ellos. “La última película que vi fue ‘Inside Out’ de Pixar. Cuando terminó, me dije a mismo: esta es la película con el mejor guión que he visto en mucho tiempo. Es increíble. Aunque mi película favorita del año hasta ahora es “It Follows”. Es una extraña película de terror, que es más artística que cualquier otra cinta de ese género que he visto en los últimos años. La música es muy ochentera e influenciada por John Carpenter. Es una locura”, dice entusiasmado.

¿Cuál es tu serie de televisión favorita?

Oh, hombre. Esa es una pregunta difícil. Soy un gran fanático de Mad Men. Tuve la suerte de asistir acá en L.A, a una fiesta donde proyectaron el capítulo final en una sala de cine y estaba todo el reparto de la serie ahí. Los guionistas y productores también. Pensé que no me gustaría ver el final así, porque estaba acostumbrado a verlo de un manera más personal. Ese show tiene una intimidad especial, lleno de metáforas y es verdaderamente hermoso. Verlo con una gran cantidad de personas fue una locura. Todo el mundo lo estaba pasando bien, en especial Roger Sterling (John Slattery) y verlo así con mucha más gente, me dio una nueva visión de este show que no había pensado antes. Fue un gran final y me encantó que haya terminado no como todo el mundo pensaba que lo haría.

A mí me gustó que al final Don Draper haya encontrado esa tranquilidad que tanto buscó durante toda la serie.

Eso me gustó mucho a mi también. Después de todo los procesos que vivió, de todos los quiebres y crisis emocionales que tuvo, se merecía un final como ese. Los guionistas por fin se apiadaron de él (risas).

Silversun Pickups lead singer and guitarist Brian Aubert with bassist Nikki Monninger during the band's set Saturday at the KROQ Weenie Roast y Fiesta at Verizon Wireless Amphitheater.

EL FACTOR CARNAVAS

Uno se da cuenta que un álbum es realmente bueno, cuando después de escucharlo muchas veces y olvidarlo por un largo tiempo, regresas a el y tus canciones favoritas ya no son las mismas que las del comienzo. Cada oída es un nuevo descubrimiento. Eso me pasa con “Carnavas”, el disco debut de Silversun Pickups y que fue publicado hace casi 10 años atrás. Si al principio “Lazy Eye” y “Little Lover’s So Polite”, eran objeto de continua repetición en mi entonces Walkman, ahora no son mi primera opción cuando tengo que elegir una canción de ese LP. A la fecha ya ha vendido casi medio millón de copias y que es una combinación perfecta entre shoegaze, distorsión y rock alternativo. Carnavas no es una palabra que tenga traducción, es un apellido griego que corre por el lado materno de Aubert. El nombre fue elegido para que la gente pudiera darle su propio significado.

¿Cómo te sientes con este álbum casi una década después?

– ¡Wow! No me había dado cuenta de eso. Dios, es tan gracioso esto. En nuestras mentes nos sentimos como una banda recién formada y que nadie nos conoce. Es genial seguir haciendo música después de tantos años y es increíble como el tiempo pasa tan rápido. Tocamos esas canciones en vivo siempre por lo que nos las sentimos viejas, sino que actuales. Pero cuando conozco a alguien que claramente se ve como una adulto y me dice que cuando era joven escuchaba ese disco, mi cabeza me da un remezón. Por lo general no escuchamos nuestros propios discos, salvo cuando tenemos que ensayar para salir de gira. Nos sentimos afortunados que después de tanto tiempo –y yo no sé por qué– podamos seguir haciendo esto que tanto nos gusta. Cuando realmente siento que han pasado 10 años es cuando tocamos en festivales y nos damos cuenta que varias de las bandas con las que tocábamos en esa época, ya no existen”.

Cuando hablamos de las canciones favoritas de ese LP, Aubert no duda. “Mi canción preferida de ese álbum es ‘Common Reactor’ y es gracioso, porque acabamos de terminar de ensayarla para la gira. No la habíamos tocado en mucho tiempo. Fue la última que grabamos para ‘Carnavas’ y se siente totalmente nueva, porque algunas de las otras canciones que están en ese disco las veníamos tocando en vivo hace algún tiempo, así que esa canción aún se siente muy fresca para mí. La siento casi como una exiliada de ese disco”, explica.

Me pasa lo mismo con “Dream At Tempo 119”. Siento que es una canción nueva de ustedes.

– ¡Oh, sí! Se me había olvidado esa canción. Todavía recuerdo ese sueño, porque la canción viene de un sueño que tuve. Toda la gente que conocía estaba en un bosque embrujado y se volvían en contra mía. Fue un sueño muy David Lynch. Recuerdo que desperté muy asustado y mi máquina de batería estaba pegada en el tiempo 119. Fue una locura.

Hablando de David Lynch, ¿eres fanático de Twin Peaks?

¡Soy súper fanático! De hecho teníamos una canción que no quedó en “Carnavas” que se llamaba tentativamente “Pin Tweaks” y que después la lanzamos en la versión japonesa del álbum como “Table Scraps”. Me recordaba un poco a la intro de la serie. David Lynch es uno de mis directores favoritos sin duda.

rebekkah-drake3

NUEVOS TRUCOS

Después del inesperado éxito que fue “Carnavas”, la banda se encerró a grabar el temido segundo álbum: ese que consolida a los grupos o que hace que el interés que tuvieron en sus comienzos se desvanezca rápidamente. “Swoon” fue el segundo disco para Silversun Pickups y la banda salió airosa de ese desafío. ¿Sintieron la presión del segundo LP? Aubert dice que no, porque no tuvieron tiempo de asimilarlo. “Cuando terminamos la gira de ‘Carnavas’ en 2007, nos metimos casi inmediatamente a grabar. Creo que nos tomamos un par de semanas de descanso y volvimos al estudio. Accidentalmente bloqueamos las influencias externas acerca de la banda y cuando volvimos a dar entrevistas, que fue después que ya teníamos grabado ‘Swoon’, nos dimos cuenta que había gente expectante por lo que estábamos haciendo. Menos mal que dimos entrevistas después de grabarlo y no antes, sino tal vez hubiéramos cambiado completamente lo que grabamos”, dice riendo, para luego agregar que “la música no es algo que tu puedas descifrar o calcular. O sea, si eres una gran estrella pop tienes que hacerlo. Tienes que contratar el productor de moda y hacer canciones al ritmo del género musical que está de moda. Cuando estás en una banda como la nuestra, donde tratas de hacer canciones honestas y ver donde te llevan, no hay ninguna ecuación que pueda predecir como te va ir con un álbum. Tienes que tratar de ser la mejor versión de ti mismo y hacer las mejores canciones posibles. Si eso pasa y te sientes bien con esas canciones, ya es un triunfo. Eso fue ‘Swoon’ para nosotros”. Aquel disco debutó en la séptima posición del ranking Billboard y en el primer lugar en el ranking de los álbumes independientes de Norteamérica. En 2010, Muse eligió a Silversun Pickups como teloneros durante una extensa gira por Canadá y Estados Unidos.

Luego de terminar la gira de promoción de “Swoon”, el grupo se dio cuenta que necesitaba un cambio de aire y enfoque. Las canciones les habían comenzado a sonar similares a nivel sónico y quisieron salirse completamente de su zona de confort para el siguiente álbum. “Con ‘Neck Of The Woods’ entramos a una nueva zona. Incluso queríamos que la forma de grabar fuera distinta. Queríamos grabar con distintas personas. Queríamos dejar de limitarnos en lo que podíamos hacer en un estudio. Casi al final de la gira de ‘Swoon’ empezamos a sentir que las canciones se parecían un poco entre ellas y esa fue una señal de alerta. Necesitábamos tirar por la ventana nuestro manual de canciones y las formas como las hacíamos. Creábamos canciones que pensábamos que sonaban a nosotros y nos dimos cuenta que ese no era el camino. Necesitábamos un giro y pensar afuera de la caja, en vez de seguir mirándola por adentro”, reflexiona Aubert sobre el proceso de grabación del que fue su tercer disco y que contó con el destacado Jacknife Lee como productor y quien tiene en su currículum trabajos con R.E.M, U2 y Weezer.

¿Cómo fue trabajar con Jacknife Lee para ese álbum?

– Él estaba grabando a una banda que conocíamos y ahí nos presentaron. Es un tipo genial. Además tiene una forma de grabar que era interesante para nosotros. Solíamos grabar de una manera muy convencional: escribíamos canciones, las arreglábamos nosotros y las practicábamos muchas veces antes de entrar a grabarlas con un productor. Después de “Swoon” sentimos que llegamos a un tope creativo. Él nos cambió ese switch. No queríamos que nuestros discos estuvieran limitados por nuestras propias manos. Queríamos tener la libertad de explorar distintos caminos sónicos para hacer canciones y crear un álbum mientras lo estábamos grabando, y no antes. Él nos ayudó en eso y nos abrió los ojos en nuevas direcciones.

NATURALEZA HUMANA

El 25 de septiembre de este año, Silversun Pickups lanzará el genial “Better Nature”, su nuevo disco y que viene a refrendar esa vuelta de tuerca sónica que hicieron con su anterior LP. Producido una vez más por Lee y mezclado esta vez por el agudo Alan Moulder, el grupo se desenvuelve libremente por las diez canciones que tiene esta placa. Los riffs de guitarra pesados y distorsionados siguen estando ahí, pero es todo lo que rodea a ese sonido, lo que le da un peso distinto a este álbum. Hay infinitas capas en cada una de estas canciones que las hacen sonar más ricas y más cálidas que cualquier otra canción que el grupo haya hecho a la fecha. “Es lo opuesto a lo que vivimos con ‘Neck Of The Woods’ y esa nostalgia que tratamos de transmitir con ese disco. Esta vez todo se siente actual y se trata de vivir el ahora. El trabajar por segunda vez con un productor te da un afinidad y una rapidez que es muy importante. Estamos en la misma sintonía con Jacknife sólo con mirarnos. Además después de trabajar tres años con nosotros, llegó al estudio con cosas que él quería implementar en nuestra música. Este disco se trata de ser completamente libres y olvidarse del crítico interior que cada uno tiene. Dejamos que las canciones respiraran por su cuenta y si estabas nervioso o perdido, Jacknife nos decía que dejáramos salir esas sensaciones para ver adónde nos llevaban. Él estaba ahí para darnos ese empuje extra que a veces se necesita”, explica Aubert.

El proceso de composición para este álbum no fue tan distinto al anterior, con la banda entrando al estudio casi inmediatamente después de terminar el tour de “Neck Of The Woods”. “Es gracioso porque este fue el álbum donde más duro trabajamos, pero no se sintió tan cansador como nuestros discos previos. Fue una experiencia muy agradable. La intensidad estaba, pero en las mismas canciones no en el proceso y eso se sintió genial”, dice. A diferencia de sus álbumes previos esta vez Aubert no hizo ningún demo para el nuevo disco, sino que construyó maquetas de canciones y fue con ellas al estudio para trabajarlas con Lee. “Con Joe (Lester) trabajamos en estas maquetas y teníamos alrededor de quince casi-canciones listas para ser construidas junto a Jacknife. Eran canciones, pero no estaban formadas completamente, así pudimos armarlas en conjunto en el estudio”, afirma.

rebekkah-drake2

¿Cómo describirías a este nuevo álbum?

Cuando lo estábamos grabando nos dimos cuenta que tenía una vibra al Oeste salvaje. Como que tenía algo carnavalero. Las canciones las sentimos más simples, pero más grandes a la vez. Yo lo describiría como un disco con el que puedes jugar y que te quiere hacer algunas bromas mientras lo escuchas. Quisimos hacerlo muy ecléctico, donde cada canción fuera un mundo propio y aportara en algo al resultado final. Caótico, pero hermoso.

¿Cuáles son tus canciones favoritas de “Better Nature”?

– Justo estábamos ensayando esas canciones ahora y la que más me gusta para tocar en vivo es “Ragamuffin”. Es como una canción media digital que tiene unas partes de guitarras tan extrañas y Chris (Gunlao) hace un trabajo maravilloso en la batería. Aunque mi favorita del disco es “Pins & Needles”. Empezó como algo súper acústico y se transformó en una canción que creo representa lo que estábamos buscando en este álbum.

Silversun Pickups nunca ha venido a Sudamérica y decir que nos deben una visita sería un cliché, pero el mismo Aubert se considera en deuda con los fanáticos de esta parte del mundo. “Siempre estoy insistiendo que tenemos que ir a Sudamérica. Hemos visto por las redes sociales la cantidad de mensajes que nos dejan y yo le digo a las personas con que trabajamos: mira la cantidad de mensajes que hay. Tenemos que ir a Sudamérica. Y al parecer me están escuchando”, cuenta con emoción. ¿Podemos decir entonces que el 2016 sería el año que por fin visiten Chile? Aubert es optimista. “Yo estoy presionado para que vayamos el próximo año. Tú tienes que presionar también. Esto es trabajo en equipo, ¿no?”, nos dice entre risas para terminar esta entrevista.

Al contrario de sus canciones, las palabras de Aubert son mucho más fáciles que decodificar y creemos que el tour sudamericano de Silversun Pickups ya está en marcha. Sólo nos queda esperar el anuncio para que se concrete una visita largamente esperada tanto por fanáticos como por la misma banda. Al final como dice Aubert, esto es trabajo en equipo.

Comentarios

   

Buscar

Facebook

Twitter