/ 04-noviembre-16

[ENTREVISTA] White Lies: Hazlo tú mismo

white-lies-1920x1080

Luego de tres años de silencio el trío británico, que se hiciera conocido en todo el mundo con canciones como “Death” o “To Lose My Life…”, regresa con “Friends”. Este es su cuarto disco de estudio y ha sido catalogado como el que se aleja más del estilo post punk revival con el que comenzaron en 2007.

Por Fernando Duarte /H. Carrasco.

Corría abril de 2008 cuando “Unfinished Business” se escuchó por primera vez. Era el debut de White Lies, el trío oriundo de Ealing, Londres, que casi un año más tarde lanzaría al mercado “To Lose My Life…”, su primer disco de estudio. El post punk revival de los británicos irrumpió en la escena como una bocanada de aire fresco y canciones como “Death”, “Farewell to the Fairground” y “To Lose My Life…” estuvieron en los recuentos de lo mejor de ese año.

El reconocimiento al trabajo de la banda, que apenas se había formado dos años antes, fue tal que recibieron nominaciones a los MTV Europe Music Awards y a los BRITs Critics’ Choice Award, además de ser aplaudidos por la BBC y revistas especializadas como NME, Q y MOJO. Dos años más tarde el grupo compuesto por Harry McVeigh (voz y guitarra), Charles Cave (bajo) y Jack Lawrence-Brown (batería) lanzó “Ritual” y “Big TV” en 2013.

Pero estos ingleses son inquietos y en pocos días más estrenarán su cuarto disco de estudio titulado “Friends”. De eso y más conversamos con el hombre encargado de la percusión en White Lies, Jack Lawrence-Brown.

Ustedes están a punto de cumplir 10 años como banda. ¿Cómo se sienten?

– En realidad es increíble y no sé si lo esperábamos cuando partimos, pero creo que hemos hecho mucho más de lo creíamos. Es asombroso y nos sentimos afortunados por eso y por tener la suerte de salir a tocar nuestras canciones a otros lugares del mundo. Estamos felices de haber llegado tan lejos y que tanta gente esté interesada en lo que hacemos.

¿Y te acuerdas cuáles eran sus objetivos cuando partieron?

– Sólo recuerdo que lo único en lo que estábamos interesados cuando empezamos era grabar un álbum. Cuando niños soñábamos con tocar en lugares como Brixton Academy, pero nunca esperamos que pasara lo que pasó, que fue presentar nuestro primer disco en ese lugar un par de veces. Eso fue un momento muy especial para nosotros.

Recuerdo haberlos visto en Santiago cuando estuvieron de gira por su álbum debut. Era un domingo por la noche. ¿Qué recuerdas de aquella visita a Sudamérica?

– Eso estuvo increíble, en términos de lo que siente una banda cuando está de gira. Sudamérica es en muchos sentidos el último lugar del mundo al que se puede llegar y es tan complejo ir allá porque implica un gasto demasiado alto. Pero pese a ello, el público es famoso por ser el más increíble con el que te puedes encontrar en el mundo y estoy muy seguro de que eso es verdad porque lo comprobamos durante la visita que hicimos. Realmente nos voló la cabeza y fue muy interesante para nosotros, que éramos un grupo de chicos que viajó y creció tan lejos.

Y de Santiago puntualmente recuerdo que nos gustó mucho y que pedimos quedarnos un día extra para recorrerlo mejor y la verdad es que lo pasamos muy bien.

whitelies-press-shot

Ahora, me gustaría traerte de regreso a 2016. ¿Cómo fue el proceso de composición para su nuevo álbum?

– Este disco tomó bastante tiempo en hacerlo y grabarlo. Cuando terminamos la gira de nuestro trabajo anterior, “Big TV”, nos tomamos seis u ocho meses para descansar. Y luego decidimos que nos pondríamos a escribir el álbum sin tener un sello, cuestión que encontramos sería una buena oportunidad para hacer nueva música sin presión, que es lo que no pasa la mayoría del tiempo cuando tienes una casa discográfica. Así que para nosotros fue un proceso liberador, porque lo escribimos todo en unos 8 meses y si una canción no funcionaba con Harry y Charles buscábamos un nuevo sonido. Todo fue muy entretenido porque nunca habíamos estado en una situación así, donde tuviéramos el control total de lo que estábamos haciendo. Cuando terminamos estábamos felices de tener unas 15 canciones y ahí decidimos no trabajar con sellos discográficos porque esto lo hicimos sin productor, o sea, lo producimos nosotros. Así que todo el proceso fue conducido por nosotros tres, que es lo que más disfrutamos.

¿Y cuáles son las principales diferencias entre “Big TV” y este nuevo álbum?

– Creo que este disco es una especie de progresión natural de “Big TV”. Si escuchas el primer álbum y éste hay una diferencia enorme, pero si escuchas “Big TV” y “Friends” las diferencias no son tantas o no tan grandes. Muchas de las ideas con las que trabajamos en nuestro disco anterior, como beats de las canciones por ejemplo, están presentes aquí. Pero las mayores diferencias diría que son que nosotros lo producimos y que tuvimos control completa sobre nuestra obra.

De todas maneras tengo que decir que si hay una canción que va en un sentido contrario a lo que habíamos hecho esa es la quinta de este disco: “Is My Love Enough?”. Ella no tiene nada que ver con lo que habíamos escrito antes, pero probamos muchos estilos distintos en este álbum y hay algunas canciones muy poperas, otras como Tom Petty, algunas punkies y otras un tanto melódicas.

Es un verdadero mix y muy diversas en términos de estilo.

¿Eso lo planearon o sólo pasó cuando pusieron manos a la obra en el nuevo disco?

– Antes cuando escribíamos tratábamos de imaginar como la gente creía que iban a sonar nuestras canciones y las íbamos cambiando. Pero ahora cuando Harry y Charles escriben una canción y no suena como White Lies, sólo la terminan, siguen trabajando en ella y dicen ‘está bien, este tema no suena como nada que hubiéramos hecho antes, pero por qué no terminarla’. Y creo que canciones como “Hold Back Your Love” y “Is My Love Enough?”, son muy diferentes a todo lo que habíamos hecho antes. Pero no planeamos que las cosas fueran así, no fue algo predeterminado, sólo disfrutamos del proceso e hicimos lo que quisimos.

large_white-lies-57a1a552da63b

Y se siente así, como un disco muy liberador…

– Sí, creo que esa una buena palabra para describirlo.

¿Cuál es tu canción favorite del nuevo disco?

– Eso va dependiendo del momento, pero siento que por ahora es “Swing”, que no es una canción que se aleje mucho del sonido más característico de White Lies, pero es lenta, tiene una gran melodía y una progresión interesante, que hace que sea mi favorita y creo que es la mejor canción que hemos hecho.

¿Tienen algún plan de regresar a Sudamérica en un futuro no muy lejano?

– No tenemos planeado nada por el momento, porque no sabemos qué interés despertará este nuevo álbum, más allá de la buena recepción que ha tenido en Internet. Pero independiente de eso queremos volver con este disco porque lo que sentimos cuando estuvimos allá fue una especie de shock y hemos estado mucho tiempo interesados en entender qué pasó, así que estaríamos muy decepcionados si no pudiéramos regresar. Y especialmente a Santiago, que es uno de los lugares a los que queremos regresar.

Comentarios

   

Buscar

Facebook

Twitter